¿Por qué en Agora Lledó International School damos tanta importancia a la educación en la excelencia desde primeros niveles educativos?

No entendemos la excelencia educativa como calificaciones asombrosamente altas, sino como la educación personalizada, que se centre en el ritmo de cada estudiante y que, además, los prepare también para ser buenos ciudadanos en el mundo que los espera. Por eso, en Agora Lledó International School, la excelencia es uno de los pilares básicos de nuestra educación integral.

«Un colegio excelente es aquel que busca despertar la creatividad y originalidad del alumnado, así como aquel que mantiene un gran espíritu de cohesión y unión con las familias; nosotros creemos que un centro escolar que busca la excelencia es aquel que programa tutorías con los padres, incluso cuando los estudiantes no presentan problemas, adelantándonos, así, a cualquier conflicto que pueda perturbarle», nos cuenta nuestro director Luis Madrid. Además, cree que un colegio que tiene en cuenta la excelencia es aquel que fomenta la creatividad del estudiante manteniendo la mente activa y buscando siempre el pensamiento crítico. «De esta manera, fomentamos en ellos la idea de crear cultura, además de consumirla», explica.

Es por esta razón que en Agora Lledó International School fomentamos la creatividad desde Educación Infantil. Además, otorgamos gran importancia al respeto del ritmo de aprendizaje de cada alumno y a la atención personalizada de sus necesidades.

Yendo un paso más allá, en nuestro colegio también enseñamos a los estudiantes pensamiento crítico, ayudándolos a tener su propia opinión y decidir por sí mismos desde que ingresan en los primeros niveles de enseñanza, hasta que acaban su vida académica con nosotros.

¿Cómo trabajamos la excelencia educativa en Ágora Lledó International School?

Según Julio Gallego Codes, psicopedagogo y orientador escolar, la excelencia educativa persigue lograr que el niño sea capaz de pensar con criterio y por sí mismo en un futuro. Según él, existen diferentes puntos que ayudan a conseguir esa excelencia:

  • Hay que fomentar la ilusión de los niños por aprender
  • Abogar por su libertad y desechar el adiestramiento
  • Ayudarles a ser capaces de reflexionar
  • Tener optimismo y esperanza en el horizonte
  • Fomentar su autoestima y el autoconocimiento
  • Formar su carácter
  • Trabajar la educación en valores
  • Tener objetivos y metas por las que luchar

En Ágora Lledó International School trabajamos la excelencia educativa basándonos, entre otros, en todo lo que comenta Gallego: «para que el alumno alcance ese nivel de excelencia, debemos generar confianza en sí mismo, y colaborar con las familias para que confíen en el potencial de sus hijos e influyan en ellos animándolos en la cultura del esfuerzo», expone nuestro director.

Además, en sus palabras, la excelencia es una educación personalizada para conseguir que cada alumno consiga su lugar en la sociedad y aquello en lo que más despinta le permita colaborar con el diseño del mundo que les espera. «Para ello, finalmente, es necesario contar con planes de formación adecuados para los profesores y ser conscientes de cuáles son las líneas de trabajo que deben aportar y transmitir a sus alumnos, y en la comunicación con la familia», resume el director.

¿Cómo lo hacemos en el día a día? Pues trabajando desde las primeras etapas de infantil, hasta los estudiantes que se preparan para el final de su vida escolar con una idea común: que aprendan sobre pensamiento crítico, resolución de problemas, creatividad, innovación, investigación, colaboración y liderazgo.

«Por supuesto, a esto hay que sumar la atención personalizada a cada estudiante para guiarle en su camino hacia su máximo potencial», nos cuenta Luis Madrid.

La importancia de la excelencia en el Bachillerato Internacional

Agora Lledó International School fue el primer centro de Castellón autorizado para impartir en la etapa de Bachillerato el Programa de Diploma de Bachillerato Internacional (IB). ¿Qué persigue este bachillerato? Formar estudiantes comprometidos con su futuro y el del mundo que les rodea. Para ello, anima a los estudiantes a pensar de manera independiente y a conducir su propio aprendizaje; además, les ayuda a ser conscientes de las diferencias culturales mediante el aprendizaje de una segunda lengua y les permite relacionarse con los demás en un mundo cada vez más globalizado y cambiante. «Este modelo crea el hábito en el estudiante para el estudio, la investigación y les prepara de una manera destacada no solo para el acceso a la universidad, si no para su futuro laboral, desarrollando en ellos las diferentes habilidades y destrezas que van más allá de los contenidos, y que se deben aplicar con éxito en la resolución de problemas y en la creatividad del día a día», nos cuenta nuestro director.

El perfil de estudiante de Bachillerato Internacional puede describirse como ‘jóvenes indagadores, pensadores, críticos y reflexivos’. Por tanto, es lógico pensar en la relación que guarda con la excelencia educativa.

Nuestros estudiantes guardan la suerte de trabajar la creatividad, el pensamiento crítico y practicar el aprendizaje personalizado y adaptado a sus ritmos y necesidades desde primeras etapas de Educación Infantil. ¿Qué significa esto? Que aquellos que decidan cursar el Bachillerato Internacional, llegarán a este nivel con dicha excelencia educativa integrada en su día a día y, por tanto, lo llevarán de ventaja a la hora de desenvolverse sin ningún problema con los contenidos y la exigencia de este nivel educativo.

13 / 04 / 21