¿Es adictivo el azúcar para los niños?

El consumo de azúcar por parte de los niños es preocupante, ya que, en muchos casos, la cantidad supera con creces las indicaciones recomendadas por los expertos. ¿Qué riesgos tiene este abuso del azúcar y cómo podemos ayudar desde el colegio para cambiarlo?

El 34% de la población española de entre 3 y 24 años tiene sobrepeso u obesidad, y esta cifra asciende hasta casi el 40% en el caso de los niños de entre 3 y 8 años. Estos datos fueron publicados el año pasado y pertenecen al Estudio Nutricional de la Población Española (ENPE), publicado en la Revista Española de Cardiología (REC). Unas cifras que, sin duda, deben hacernos reflexionar, sobre todo si tenemos en cuenta que esta tendencia de aumento en el consumo del azúcar ha crecido en los últimos años.

Riesgos para la salud del abuso de azúcar

El Comité de Nutrición de la Sociedad Europea de Gastroenterología, Hepatología y Nutrición Pediátrica (ESPGHAN por sus siglas en inglés) recomienda que la ingesta de azúcar libre se reduzca y limite a un máximo del cinco por ciento de la ingesta energética en adolescentes y niños mayores de dos años y el menor posible en bebés y niños por debajo de esta edad. Desde el mismo comité también advierten de los riesgos más evidentes de un consumo elevado de azúcar:

  • Diabetes tipo II: en la misma guía a la que hacíamos referencia antes, los expertos advierten de que «los datos en adolescentes reflejan los de estudios de intervención en adultos, que sugieren que un mayor consumo de fructosa (a partir de azúcar añadido) se asocia con múltiples factores que aumentan el riesgo de enfermedad cardiovascular y de diabetes tipo 2».
  • Falta de nutrientes: las bebidas con azúcar y los zumos de frutas, por ejemplo, sacian menos que la pieza de fruta en sí misma y, sin embargo, contienen más azúcar. Una dieta en la que abunden alimentos ricos en azúcar puede hacer que haya una deficiencia de otros nutrientes como calcio, hierro y vitaminas presentes en alimentos saludables como frutas y verduras.
  • Molestias intestinales: una alimentación en la que se abusa de alimentos ricos en azúcar puede provocar molestias intestinales y problemas como distensión y dolor abdominal, además de estar asociada a un retraso en el crecimiento.
  • Caries: tomar más azúcar de la cantidad recomendada por los expertos se asocia a un mayor riesgo de padecer caries.

¿Es adictivo el azúcar?

En primer lugar hay que aclarar que la clave está en la diferencia entre azúcar y glucosa: «Nuestro cerebro no necesita azúcar añadido, necesita glucosa, y esta la puede conseguir de los hidratos de carbono: del pan, de la pasta, de los cereales. Y nuestro cuerpo, que es muy listo, escoge de los hidratos de carbono la glucosa y se la da al cerebro», explica la doctora en Farmacia, graduada en Nutrición Humana y Dietética y en Óptica y Optometría, además de divulgadora científica, Marian García, más conocida como Boticaria García.

Hemos oído muchas veces que el azúcar es adictivo y, lo cierto, es que todos habremos comprobado que cuando nos comemos, por ejemplo, un bombón, generalmente queremos otro, sin embargo, esto no suele pasar si lo que hemos comido es una manzana o una zanahoria, por ejemplo. La explicación de esto es sencilla y se debe a la dopamina: «Aparte de que el exceso de azúcar se transforma en grasa y se queda pegada en los riñones, cuando comemos azúcar, en nuestro cerebro se libera dopamina y esta lo que hace es crear un circuito de recompensa que a lo que nos lleva es a querer comer más», así lo resume Boticaria García.

El azúcar oculto

El verdadero problema que reside tras el aumento del consumo infantil de azúcar en los últimos años está en lo que llamamos el “azúcar oculto”. Es decir, este ingrediente está presente, pero se le da poca visibilidad, en algunos productos de consumo diario que son muy atractivos para los niños y, en general, tienen una buena imagen entre los padres, como es el caso de los zumos de frutas, los cereales de desayuno, el pan de molde, las galletas, los cacaos solubles, los batidos…no todo es bollería, chucherías o refrescos.

Nutrición y deporte

La educación es una herramienta fundamental para luchar contra este consumo abusivo de azúcar y, tanto las familias como el colegio, debemos concienciarnos sobre la importancia de educar a los niños y adolescentes en la necesidad de llevar una dieta sana, los riesgos de abusar del azúcar y la necesidad de hacer ejercicio.  En nuestro centro cuidamos la alimentación de nuestros alumnos y el colegio dispone de cocina propia, asesorada por un dietista para garantizar la alimentación más adecuada: menús equilibrados, saludables y nutricionales. Ofrecemos menús alternativos en función de las edades y de las necesidades de cada alumno (dieta blanda, menú vegetariano, menú halal para niños musulmanes, menú de régimen, para diabéticos o celíacos, etc).

Desde Agora Lledó International School tenemos un firme compromiso con el bienestar físico y psíquico de nuestros alumnos y apostamos por el deporte, por eso, nuestro centro cuenta con unas instalaciones de vanguardia para que los alumnos saquen el máximo partido a sus estudios: campos de fútbol de césped artificial, pistas de baloncesto, minibasket, tenis o pádel y un polideportivo polivalente con piscina cubierta semi-olímpica, piscina infantil, gimnasio, sala de danza, saunas y mucho más.

10 / 05 / 21