nutrición: un valor para educar en Agora Lledó International School

Crear una relación saludable con la comida y aprender hábitos nutricionales correctos y equilibrados es algo fundamental, tanto para niños como para adultos y estas buenas prácticas han de inculcarse desde la infancia.

«Saber comer es saber vivir», defendía el pensador chino Confucio y lo cierto es que nuestra alimentación tiene una importancia fundamental en nuestra salud, no solo física, también anímica. Una mala alimentación pasa factura y repercute en el día a día mucho más de lo que pensamos.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, si se mantiene la tendencia actual, el número de lactantes y niños pequeños con sobrepeso aumentará a 70 millones para 2025. Una cifra que, desde luego, asusta.

Adoptar una alimentación y hábitos saludables ayuda a prevenir problemas de salud comunes, como enfermedades cardiacas, accidentes cerebrovasculares, cáncer, diabetes tipo 2 y obesidad, entre otras. Y, como bien sabemos, adoptar un nuevo hábito o cambiar los que ya tenemos es más complicado en la edad adulta, por eso ¿por qué no intentar enseñar y familiarizar a los niños con el modelo de nutrición saludable desde la infancia? Si se adoptan hábitos alimenticios saludables desde pequeños, será más fácil que se interioricen y se mantengan en la edad adulta, sin embargo, si, por el contrario, se adoptan malos hábitos nutricionales siendo niños, será más difícil cambiarlos o corregirlos después. Familia y colegio debemos ir de la mano en este proceso.

Educar en nutrición desde la infancia

  • Se puede aprender a comer bien: a comer bien también se aprende y cuanto antes lo hagamos, mejor. Los niños tienen una gran facilidad para aprender, de ahí la famosa frase de que su cerebro es como una esponja, por eso debemos aprovechar esa plasticidad para asentar conocimientos y buenas prácticas en esta etapa evolutiva.
  • Probar diferentes sabores y texturas para acostumbrar el paladar: es necesario que los niños prueben distintos sabores y texturas para que su paladar y su sentido del gusto se vaya adaptando. Es más probable que la dieta de un adulto sea variada y equilibrada si desde pequeño se ha acostumbrado a comer todo tipo de alimentos.
  • Educar el sentido del gusto y enseñar a los niños a disfrutar y apreciar el tiempo de la comida: si tanto en casa como en el colegio se da la importancia necesaria a la alimentación y al momento de comer, los niños adquieren hábitos en la mesa, adoptan una relación más saludable con la comida, aprenden a disfrutar de este tiempo en familia o con amigos, como en el caso del comedor escolar y tienen una mente más abierta a probar nuevos alimentos.
  • Adoptar hábitos como leer etiquetas: «No podemos educar bien a nuestros hijos en la alimentación si nosotros no leemos etiquetas», afirma Marián García, más conocida como Boticaria García, Doctora en Farmacia, graduada en Nutrición Humana y Dietética, y diplomada en Óptica y Optometría, que recomienda ir con los niños al supermercado para enseñarles a leer etiquetas y que adopten este hábito. Igual que comentábamos antes, si aprendemos a hacerlo desde la infancia, será algo que nos salga de manera natural y tendremos interiorizado.

Qué debemos evitar

Para poder educar a los niños en la importancia de llevar una alimentación saludable y elegir bien lo que comen, es fundamental que incidamos también en explicar qué alimentos o productos son los que deben quedar descartados o tener una presencia muy reducida en la dieta:  «Todos los productos superfluos y que no nos aportan nada a nivel nutricional, ni salud deben quedar desechados .Todos los procesados, bollería, productos salados que sean fritos y altos en sal y productos procesados destinados al público infantil», explica el chef experto en nutrición y alimentación infantil, Juan Llorca.

Los expertos aseguran que en los productos destinados al público infantil encontramos también un gran inconveniente y somos los adultos los que tenemos que estar más concienciados sobre sus riesgos: «Los productos dirigidos a los niños, que muchas veces vienen con envoltorios atractivos para llamar su atención, figuran entre los peores procesados, con azúcares añadidos», asegura el dietista-nutricionista Carlos Ríos, impulsor del movimiento realfooding.

En líneas generales, la alimentación de los niños debe basarse en una dieta en la que predominen las frutas y vegetales, se apueste por alimentos frescos y se eviten los precocinados y ultraprocesados, además de dar mayor presencia a las legumbres y apostar por que las proteínas animales que introduzcamos sean de calidad.  

En Agora Lledó apostamos por educar en nutrición

Desde nuestro centro creemos que es importante inculcar a los alumnos la necesidad de llevar una alimentación saludable y tener buenos hábitos alimenticios y no solo lo hacemos trabajando en clase los grupos de alimentos y sus propiedades, hablando sobre nutrición y concienciando sobre la importancia de tener una buena alimentación, variada y saludable. También lo hacemos dando ejemplo: en nuestro comedor escolar contamos con cocina propia, asesorada por un dietista para garantizar la alimentación más adecuada, es decir, menús equilibrados, saludables y nutricionales. Esto nos permite ofrecer menús alternativos en función de las edades y de las necesidades de cada alumno: dieta blanda, menú vegetariano, menú halal para niños musulmanes, menú de régimen, para diabéticos o celíacos, etc. Esto también educa a los alumnos en el respeto y la tolerancia entre compañeros, normalizando, aceptando e integrando a todos por igual.

Además, el centro cuenta con dos comedores con distintos horarios para las etapas de Infantil y Primaria o Secundaria y Bachillerato.

Alimentación sana y ejercicio van de la mano para llevar una vida sana, por eso, en nuestro centro la formación en deportes se completa a lo largo del curso académico con encuentros deportivos organizados por el colegio y por el grupo Globeducate y la formación en bienestar se completa con un proyecto integral de salud con el que educamos en nutrición y hábitos de alimentación saludables.

«Los hábitos saludables solo se aprenden a través de la educación y el ejemplo» sostiene el reconocido pediatra Carlos Casabona y en ambos aspectos nosotros, como centro educativo, tenemos una responsabilidad con la que nos sentimos muy comprometidos y que nos tomamos muy en serio.

02 / 06 / 21