Apunta esta lista con los alimentos que jamás deberías dar a tu hijo, tenga la edad que tenga

La alimentación infantil es uno de los temas a los que más temen todas las familias con niños pequeños. Lo que ayer le gustaba hoy no le gusta, «hoy no tengo tiempo para cocinar y no sé qué hacer para darle algo sano», «Me han dicho que los cacahuetes son uno de los alimentos que más atragantamientos producen pero tengo que introducírselo de alguna manera por el tema de las alergias», «Me da miedo que tome marisco por si le da alergia»… Seguro que os veis reflejados en alguna de esas expresiones.

Y es que, no, el tema de la alimentación infantil no es fácil. No lo es para los padres que se preocupan por ella y que son presos de las prisas que nos impone la sociedad. Porque parece que el estrés del día a día no conjuga del todo bien con llevar una dieta saludable y transmitírsela a nuestros pequeños.

La obesidad, un problema preocupante

Quizás resida aquí el hecho de que la obesidad está considerada la otra pandemia del siglo XXI. «En la actualidad, la obesidad es considerada la pandemia del siglo XXI y presenta uno de los principales problemas de salud pública, tanto en entornos desarrollados como en vías de desarrollo», explica Susana Monereo, secretaria General de la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad. Y es que, según una encuesta realizada por esta sociedad científica, el 24,7% de los jóvenes de 16 a 30 años tiene sobrepeso u obesidad.

Obesidad que puede acompañar hasta la etapa adulta y que está relacionada con otras enfermedades graves, como las cardiacas y las cardiovasculares. De aquí que sea tan importante intentar evitarla inculcando a los niños, desde su infancia, una alimentación saludable que puedan mantener durante toda su vida.

Los atragantamientos, gran miedo de los padres

Aparte del tema de las prisas y las recetas poco saludables que se proporciona a los niños en muchas ocasiones, a los padres también suele preocuparles mucho todo lo relacionado con el mundo atragantamientos. Y es que son una de las principales causas de accidentes infantiles, sobre todo en menores de cinco años.

Es cierto cualquier cuerpo extraño puede entrar en las vías respiratorias, como asegura la AEPap (un pieza de un juguete o un objeto pequeño), lo más habitual es que se produzcan con trozos de comida. Para evitarlo, conviene saber cuáles son los alimentos que más atragantamientos producen, para evitarlos.

¿Qué alimentos hay que evitar en la alimentación infantil?

Los problemas de obesidad, así como los atragantamientos, entre otros factores, hacen que la lista de alimentos que haya que evitar en la infancia sea cada vez mayor.

Sobre todo, para todos aquellos padres preocupados por proporcionar a sus hijos una alimentación saludable desde la infancia, hemos creado la siguiente lista con alimentos que no debes dar a tu hijo, y otra con los alimentos que más atragantamientos producen en los pequeños, para que se los introduzcas con mucho cuidado.

  • Gusanitos: Azahara Rupérez, bioquímica y doctora en nutrición y tecnología de los alimentos, explica en su blog personal ‘Nutrinenes’ que incrementan el consumo de sal y calorías de los niños y que, además, acostumbran su paladar a sabores intensos. «Si un niño pequeño se come una bolsa de gusanitos, ya habrá llegado más o menos a la mitad de la ingesta de sal máxima permitida para el día», asegura. Además, cuenta que una bolsa de gusanitos tiene las mismas calorías que dos plátanos, dos manzanas o tres melocotones.
  • Salchichas: de acuerdo a una revisión científica publicada en la revista Pediatrics en 2010 y llevada a cabo en Estados Unidos, las salchichas son uno de los alimentos que más atragantamientos pueden producir en niños, ya que son blandas pero no se deshacen con la saliva. Además, tienen casi la misma forma que las vías respiratorias, por lo que podrían quedar atascadas.”Son cilíndricas, del tamaño de las vías respiratorias y compresibles, lo que permite que se atasquen firmemente en la hipofaringe de un niño y ocluyan completamente las vías respiratorias”, asegura la publicación.
  • Bollería industrial: según el I Estudio de Salud y Bienestar en la Infancia, el 44% de los niños españoles consumen bollería industrial más de tres veces por semana. Esta clase de alimentos lleva entre sus ingredientes aceite de palma, perjudicial para la salud, y harinas y otros componentes refinados que aumentan en consideración las posibilidades de sufrir sobrepeso, obesidad y otros problemas vasculares.
  • Golosinas: las golosinas y los caramelos son azúcar en su mayor porcentaje. Su consumo excesivo puede producir adicción, caries, diabetes, obesidad o sobrepeso, entre otros. Así que, estaría bien eliminarlas por completo de su dieta pero, si no es posible, al menos reducir al máximo su consumo.

Otros alimentos que los niños no deben comer o, al menos, no usualmente, son:

  • Palomitas
  • Cereales con demasiado azúcar
  • Pasta
  • Embutido
  • Bebidas con gas y azúcar
07 / 10 / 21